Responsabilidad Social Empresarial, ¿El lado sensible del empresariado?

Por: Redacción

Por Sujermi De La Cruz*

La Responsabilidad Social Empresarial nace en Siglo XIX en los años 1950-1952, pero desde el año 2018 se ha venido hablando con más fuerza en Latino América del tema de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) pero muchas personas desconocen su definición, por tal motivo podemos decir que Responsabilidad Social Empresarial es el compromiso de una organización ante los impactos que sus decisiones y actividades ocasionan en la sociedad y el medioambiente, a través de un comportamiento transparente y ético, en palabras más claras, son esos compromisos legales o éticos que asume una organización por el impacto que causa en el mundo que la rodea.

Países como Colombia, Perú, Argentina y Venezuela tienen una ley especial sobre RSE, esta es una ley que compromete a las empresas básicamente a desarrollar programas en bien de la sociedad, destinando un porciento de sus ganancias anuales a estos proyectos de Responsabilidad Social, esa acción le genera una baja en el pago de los impuestos y muchas empresas sobre todo en nuestro país que existe tanta deshonestidad, abultan o exageran lo que invierten en Responsabilidad Social y con ello se economizan pagar una gran cantidad de dinero de impuesto al Estado.

En la República Dominicana no fue hasta finales del año 2018 que se empezó hablar con más fuerza acerca de Responsabilidad Social Empresarial, no obstante eso no quita que grandes empresas en ese tiempo ya hacían inversiones en asuntos relacionados con acciones de bien social, empresas como Sociedad Industrial Dominicana, Leche Rica, Cervecería Nacional Dominicana entre otras organizaciones, si se dejaban sentir, apoyando proyectos en beneficio del bien común, pero de un tiempo para acá especialmente cuando entro en vigencia la ley contra el lavado de activo y financiamiento del terrorismo, la mayoría de empresas como una forma de transparentar sus ingresos y egresos le han dado prioridad a esta serie de programas de Responsabilidad Social como también por esta vía, tratar de evitar la fiscalización en sentido de lavado de activos, esto además le permite al Estado un mayor nivel de control sobre los ingresos y egresos de las compañías.

Aquí es donde nos preguntamos, ¿De verdad son socialmente responsables las empresas? La realidad es aunque no nos guste reconocerlo, la mayoría de las empresas no les agrada la idea de sacar dinero de sus ganancias para invertirlo en proyectos de bien común lo que sucede es que es más fácil para la organización decir que gastaron treinta millones de pesos en una propuesta de Responsabilidad Social cuando en realidad fueron diez millones y así se evitan pagar impuestos por los otros veinte millones restantes, esto solo por poner un ejemplo, ya que existen empresas que mueven una gran cantidad de dinero mensual por lo que hablamos de cantidades estrambóticas.

Lo que se quiere es que las empresas de verdad se comprometan a apoyar proyectos de Responsabilidad Social, que vean las ventajas que tiene el sumarse a una causa social, o bien que se siente el poder resolver alguna situación de su entorno no por publicidad, sino para sentir la satisfacción de devolverle a la sociedad un poco de sus ganancias en acciones donde los ciudadanos salgan beneficiados.

Nuestro país ofrece una gran variedad de formas en que las empresas pueden contribuir a mejorar las condiciones de vida de la gente, por poner algunos ejemplos las empresas pueden influir positivamente en la sociedad, apoyar una institución con misión social o medioambiental, adoptar una área verde y disminuir el impacto energético, pueden reciclar y tratar de contaminar lo menos posible y como dijo el destacado periodista y experto en gestión de Responsabilidad Social Empresarial, Luis Mastroeni, la primera Responsabilidad Social de una empresa es ser rentable y la segunda es que su gente esté bien, por ende cuando una empresa no tiene idea de cómo puede empezar a trabajar la RSE, que inicie por mejorar la calidad de vida de los empleados y su entorno laboral, si logra esto será más fácil apoyar o crear propuestas en beneficio de la Sociedad.

*La autora es periodista, locutora, presentadora de televisión y maestra de ceremonias.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas