Suprema sienta precedente en conflicto Cayo Levantado

Guillermina SantanaSANTO DOMINGO.- En un hecho que puede ser calificado de inusual, la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, conoció dos veces la impugnación de un recurso de casación sobre partición de derechos sucesorales, al acoger la decisión del Tribunal Constitucional en torno a una decisión que ya había tomado el máximo tribunal de justicia, lo que convierte en precedente jurisprudencial dicha sentencia.

Se trata de la sentencia 196 del 25 de marzo de 2015, en la que la Sala Civil y Comercial ratificó la calidad de inadmisibilidad presentada por la empresa Inversiones Whale Bahía, S.A., operadora del hotel Bahía Príncipe de Cayo Levantado, Samaná, al considerar que este tribunal superior solo puede, en virtud de lo que establece el Artículo 1 de la Ley 3726 sobre Procedimiento de Casación, conocer los vicios de forma y no de fondo de los recursos interpuestos. 

Este articulado, expresa de manera textual que: “La Suprema Corte de Justicia decide como Corte de Casación si la Ley ha sido bien o mal aplicada en los fallos en última o única instancia pronunciados por los tribunales del orden judicial. Admite o desestima los medios en que se basa el recurso, pero sin conocer en ningún caso del fondo del asunto”. 

Es decir, que apegándose a lo que establece la legislación vigente sobre la materia, la Sala Civil y Comercial del alto tribunal judicial, se negó a conocer de manera expresa sobre el fondo de un litigio sobre partición sucesoral. 

En este sentido, Guillermina Santana, vocero de la familia Trinidad Hernández, explica que el caso inició hace más de diez años, cuando los herederos de Andrés Trinidad y María Josefa Hernández, supuestos propietarios de Cayo Levantado, islote que forma parte de la provincia de Samaná, iniciaron una litis para la partición de la herencia, caso que fuera sobreseído en varias ocasiones, por la imposibilidad de ponerse de acuerdo los herederos iniciales y los que luego aparecieron. 

La empresa extranjera, de capital español, elevó una instancia por ante el Tribunal Constitucional, bajo la premisa de que los herederos no tenían derecho a reclamo debido a que no se había hecho la partición regular, a lo que la Suprema –ya en dos ocasiones- dictaminó que ese tribunal solamente está facultado para conocer de violaciones de forma, no del fondo. 

Así las cosas, solamente resta esperar que el caso pueda ser solucionado de manera equitativa, dijo Guillermina Santana, quien espera y confía en que la justicia dominicana, tal como hiciera en esta sentencia, otorgue la propiedad a los verdaderos herederos, y que la empresa Whale Bahía, S.A., espere el fallo final de este caso.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •