Trasladan bajo la mayor discreción a Najayo implicados Operación Coral

Por: Redacción

SANTO DOMINGO, RD.– Los militares, policías y religiosos evangélicos imputados en la Operación Coral fueron trasladados a la cárcel de Najayo Hombre y Mujeres pasada las 5:30 de la mañana de este miércoles en medio de estrictas medidas de seguridad y bajo la mayor discreción.

El mayor general Adán Cáceres Silvestre, exjefe de escolta del expresidente de la República Danilo Medina; el teniente coronel de la Policía, Rafael Núñez de Aza; el cabo de la Policía e hijo de la pastora Rossy Guzmán, Tanner Antonio Flete Guzmán y el sargento Alejandro José Montero Cruz, fueron sacados de la cárcel preventiva del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva, en forma rápida y lejos de los ojos de la prensa y curiosos.

Igual se hizo con la pastora Rossy Guzmán Sánchez, quien fue llevada al penal Najayo-Mujeres, en San Cristóbal.

Los imputados en el alegado entramado de corrupción en perjuicio del estado dominicano deberán cumplir 18 meses de prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación Najayo.

Mientas que el mayor Raúl Girón Jiménez, quien se convirtió en delator del funcionamiento de la supuesta red de corrupción que dirigía el mayor general Adán Cáceres, fue trasladado antes a un lugar solo controlado por la Procuraduría General de la República.

Cuando algunos periodistas llegaron al Palacio de Justicia de Ciudad Nueva antes de las 6:00 de la mañana se encontraron con la sorpresa de que ya los imputados habían sido sacado de allí a toda prisa, antes de que saliera el sol.

El grupo fue enviado a prisión tras la jueza Kenya Romero acoger la solicitud del Ministerio Público.

El Ministerio Público definió el caso como “complejo” y advirtió que las investigaciones continúan.

Wilson Camacho, director de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), dijo que el hecho de que un grupo haya tomado dinero público para su bolsillo es grave “y son cosas que el Ministerio Público pretende que con el procesamiento que se está haciendo estos hechos de corrupción se corrijan en el futuro”.

El Ministerio Público atribuye a los militares, policías y evangélicos asociación de malhechores, estafa contra el Estado dominicano, coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, lavado de activos, entre otros delitos que manejó más de tres mil millones de pesos.

El pasado 24 de abril se dio a conocer la “Operación Coral” que implicó 27 allanamientos en el Distrito Nacional, el Gran Santo Domingo, San Pedro de Macorís, Monte Plata y Samaná contra supuestos actos de corrupción administrativa que implica dos instituciones militares, el Cuerpo de Seguridad Presidencial (Cusep) y del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur).

El Ministerio Pública informó la incautación de bienes muebles e inmuebles millonarios, documentaciones y armas de fuego en las viviendas de los imputados, que más tarde sirvieron como prueba ante los tribunales para inculparlos en el caso.

CONTENIDO RELACIONADO:

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas