Una política acertada

Por: Redacción

Por Francisco Luciano

La política es una de las actividades que más pasión genera en los ciudadanos, porque de una manera u otra, todos estamos atento a su curso. El discurso político cuando es cónsono con las prácticas de quienes lo predican se convierte en elemento de persuasión y atracción para que los ciudadanos que se identifican con las causas enarboladas por este se enrolen, de manera directa o indirecta, a la defensa de la entidad y del liderazgo que la conduce.

Recientemente ha concluido el Primer Congreso del Pueblo Prof. Juan Bosch, que ha definido los propósitos conceptúales y doctrinarios de la flamante Fuerza del Pueblo, FP.

El Primer Congreso del Pueblo Prof. Juan Bosch ha sido un evento que ha promovido y permitido la participación popular y se ha nutrido de su sabiduría y vivencias para autodefinirse como una organización “democrática, popular, progresista y patriótica, defensora de la constitución dominicana, de los principios y valores de nuestros héroes y mártires, emulando el pensamiento político del Prof. Juan Bosch”.

Este trascendental evento, ha sido un acierto del grupo de hombres y mujeres que aglutinados bajo el liderazgo y la visión del Dr. Leonel Fernández, han sabido abrevar en el conocimiento de las entrañas del pueblo dominicano diseñando el tipo de organización que requiere la República Dominicana para reencausar su ruta hacia el progreso, la democracia y el bienestar.

Cabe destacar que ninguno de los documentos que ha parido el Primer Congreso del Pueblo Prof. Juan Bosch, fue sugerido ni trabajado de manera particular por la dirección política o la dirección central. La metodología usada, se apoyó en el Constructivismo Social que parte de saberes y conocimientos acumulados por la relación que existe entre los conocimientos del sujeto y del entorno social que le rodea.

Es así como se constituyeron diecisiete mesas temáticas con diecisiete miembros cada una y en completa paridad de género (mitad mujeres, mitad hombres), la inscripción de los más de quince mil personas entre, militantes y de los ciudadanos amigos en cada mesa, igual obedeció a la voluntad de cada participante o delegado, que tuvieron como primera tarea seleccionar de entre ellos los integrantes de las mesas temáticas que dirigieron los trabajos de estas.

En cada mesa temática se inscribió una cantidad máxima de 600 personas y ninguna mesa tuvo menos de 240 participantes, para un total de 15,640 ciudadanos, e iniciaron los trabajos realizando lluvias de ideas que, permitieron a los relatores presentar en el curso de los trabajos la relación de todas las ideas en los diversos temas de la agenda, para luego en plenarias de cada mesa articular las propuestas y votarlas, pariendo cada mesa temática un conjunto de propuestas que luego fueron votadas por los 7,540 delegados con voz y voto, y ese legajo de documentos contentivo de 872 propuestas aprobadas es lo que ha dejado construida: a) La declaración de principios, b)La línea Organizativa, c) El Estatuto, entre otras políticas que servirán para estructurar en el seno del pueblo la naciente y poderosa Fuerza del Pueblo.

Vale decir que todo este proceso realizado de manera virtual y que duro seis meses, siendo los únicos eventos presenciales, y con estricto apego al protocolo que nos impone el covid-19, el acto Inaugural, realizado en San Souci el 9 de noviembre 2020 y el de cierre, celebrado el 21 de marzo 2021 en el Palacio de los Deportes. Ambas actividades con una impresionante organización y con la extraordinaria disciplina de los compañeros pueblistas nos permiten concluir en que, el Primer Congreso del Pueblo Prof. Juan Bosch, ha sido un verdadero acierto político.

Justo es reconocer el trabajo dedicado, innovador y entusiasta del compañero Dr. Franklin Almeyda y todo el equipo integrante de la Comisión Organizadora del Primer Congreso, a los integrantes y coordinadores de las mesas temáticas quienes hicieron un formidable trabajo para alcanzar los objetivos logrados, al equipo de protocolo y de comunicación, lidereado por los compañeros Franklin Labour y Omar Liriano, pero sobre todo a la militancia que se integró al unísono para que el congreso fuera un acertado éxito político.

Es ahora cuando comienza la tarea de sembrar a la Fuerza del Pueblo en toda la geografía nacional y allende los mares, para alcanzar el poder político de la nación, en el más breve plazo, para bienestar del pueblo dominicano.

El autor es docente universitario y dirigente político.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas