RT

El Congreso de Perú aprobó este miércoles la vacancia del presidente Pedro Castillo por «incapacidad moral», luego de que el mandatario declarara más temprano la disolución del parlamento, en medio de la crisis política que atraviesa el país. La vicepresidenta de la República, Dina Boluarte, quedará al frente del Ejecutivo.

La tercera moción de vacancia contra Castillo estaba prevista para ser debatida hoy, pero el sorpresivo anuncio del jefe de Estado apresuró la votación de la resolución sin intervenciones. La vacancia contó con 101 votos a favor, cuando se necesitaban 87, una cifra que la oposición previamente no alcanzaba, pero la decisión de Castillo de disolver el cuerpo cambió radicalmente el panorama.

El titular de la Mesa Directiva del Congreso, José Williams, consideró la medida de Castillo como un «golpe de Estado» a pocas horas del tratamiento de su posible destitución.

«El señor Pedro Castillo, en abierta y flagrante violación de la Constitución ha anunciado una disolución el Poder Legislativo, pretendiendo declarar en reorganización la Fiscalía y el Poder Judicial, dos organismos constitucionalmente autónomos», dijo Williams.

Y continuó: «Frente a ello, en defensa del pueblo del Perú, de la Constitución del orden democrático, procederemos a tomar las decisiones de conformidad con el artículo 46 de la norma constitucional que establece que nadie debe obediencia a un gobierno usurpador ni a quienes asuman funciones públicas en violación de la constitución y las leyes».

Antes de la aprobación de la vacancia, la presidenta del Consejo de Ministros, Betssy Chávez, y una decena de funcionarios del Ejecutivo, presentaron su renuncia.

Castillo sorprendió a todos y, antes del debate en el que planeaban destituirlo, dio un mensaje a la nación en el que anunció la disolución del Congreso y la conformación de un «gobierno de excepción».

Dijo que en un plazo de nueve meses se elaboraría una nueva Constitución, y dictó un toque de queda desde las 10 de la noche hasta las 4:00 de la mañana (hora local).

«El Congreso ha destruido el estado de derecho, la democracia. Ha roto el equilibrio de poderes para instaurar la dictadura congresal con el aval de su Tribunal Constitucional», manifestó el presidente.

Detención

De acuerdo a lo informado por el portal RPP, efectivos de la Policía Nacional de Perú van a detener a Pedro Castillo por encontrarse en flagrancia al quebrar el orden constitucional. El ahora exmandatario acudió a la sede de la Prefectura para pedir garantías.

En tanto, la vicepresidenta Dina Boluarte asumirá la Presidencia en una sesión del Congreso pautada para las 3:00 de la tarde (hora local), tal como dicta la Constitución. Sería la primera vez en la historia de Perú que una mujer queda al mando del Poder Ejecutivo.

Previamente, en un comunicado conjunto, la PNP y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas rechazaron la disolución del Congreso y manifestaron que «cualquier acto contrario al orden constitucional establecido constituye una infracción a la Constitución y genera el no acatamiento por parte» de ambas instituciones.

Desde su asunción, en julio de 2021, el ahora expresidente Pedro Castillo, un maestro rural y dirigente gremial de izquierda, enfrentó tres mociones de vacancia y una veintena de denuncias en su contra por presuntos actos de corrupción.

Castillo ha denunciado constantes intentos de desestabilizar a su Gobierno por parte de los bloques parlamentarios de derecha y de la prensa. También había perdido el apoyo de Perú Libre, el partido con el que llegó al máximo cargo político, de donde fue expulsado por, presuntamente, implementar un «programa neoliberal perdedor».