El falso cura que engañó y robó miles de dólares a feligreses

relig emPor meses abusó de la confianza y la fe de su feligresía, que lo veía como una referencia en la vida religiosa y familiar de multitud de personas en Los Ángeles. Pero en lugar de retribuir justamente a las personas que lo creían sincero y depositaron en él sus confesiones, sus expectativas, su dinero, él los defraudó y les tomó el pelo por largo tiempo, incluso utilizando en su favor el entusiasmo por el papa Francisco.

Todo habría sido un engaño. Como relató el periódico Los Angeles Times, las prácticas presuntamente abusivas y fraudulentas de Erwin Mena, quien se hacía pasar por sacerdote católico sin serlo, llevaron a las autoridades a arrestarlo y a acusarlo de 22 delitos mayores y 8 menores. Fue el colofón de una suerte de farsa que duró años e involucró a numerosas parroquias en California.

La caída de Mena, de 59 años, comenzó cuando en enero de 2015, se hizo pasar por sacerdote en la parroquia San Ignacio de Loyola en Los Ángeles, adonde llegó inicialmente vendiendo un CD sobre el Papa y un libro que él decía eran de su autoría.

Allí se necesitaba un cura sustituto y al parecer eso propició que Mena fuera admitido allí como sacerdote, pese a que existe un procedimiento para ello. De acuerdo al LA Times, la Arquidiócesis cuenta con una lista oficial con nombres de personas que se hacen pasar por sacerdotes, además de que todo cura que se presenta a una parroquia debe mostrar al responsable sus credenciales.

Sea como sea, ese procedimiento no se cumplió. Y Mena llegó incluso a oficiar misas y cumplir otras funciones religiosas, aunque aparecía en la lista de impostores desde 2008.

No era la primera vez que se ostentaba como cura. Mena se había hecho pasar por sacerdote desde la década de 1990, y también ha sido señalado por practicar la medicina sin la licencia correspondiente. Parroquias católicas o grupos de oración en Fresno, San Bernardino, Stockton y el Condado Orange habían sido visitadas por el farsante a lo largo de los años.

En realidad, Mena engañaba a esos fieles no solo para hacerles creer que era un sacerdote católico y realizar funciones como tal, sino para apoderarse de su dinero con mentiras y plagios. Por ejemplo, el CD sobre el Papa que él vendía como suyo, y para cuya producción una organización le prestó 16,000 dólares, en realidad era pirata, pues había sido producido originalmente en España, de acuerdo al LA Times.

Pero su suerte se acabó con su último y quizá mayor golpe. En 2015 Mena comenzó a pedir dinero a feligreses, al parecer al menos a dos docenas de personas de acuerdo a The Washington Post, bajo la excusa de que con eso cubriría los gastos para ir a ver al papa Francisco en su visita a Nueva York, Washington y Filadelfia, a finales del año pasado.

Jesús Del Toro

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •