Avenida Duarte un mar humano de compradores en víspera de Navidad

Por: Redacción

Fotos: Willy Cuevas

SANTO DOMINGO.- La avenida Duarte se convirtió este domingo en un mar humano de compradores en víspera de Navidad y Año Nuevo.

Los compradores, de todas las edades, ocuparon la principal arteria comercial del Distrito Nacional, desplazando, en muchos casos los vehículos que por ella circulan.

La mayoría de las tiendas lucían repletas de hombres, mujeres y niños que buscaban “la pinta” de Nochebuena.

Los artículos más vendidos eran tenis, zapatos, jean, poloche, y en muchos casos camisas y vestidos.

Otros compraban televisores, neveras, lavadoras y otros artículos para el hogar.

“Le prometí a la vieja que le cambiaría la nevera, y ahí la llevo” dijo Domingo Martínez, quien se desplazó desde Cristo Rey para comprar el electrodoméstico que encontró a buen precio.

Cuando se le preguntaba por qué escogieron la avenida Duarte para sus compras, aseguraban que allí venden más baratos que en las grandes plazas comerciales ubicadas en todo el Gran Santo Domingo.

Los que prefieren la Duarte, son personas de clase media y baja.

Las aceras se hicieron pequeñas y las personas tomaron la calle para desplazarse de tienda en tiendas buscando ropas y, en algunos casos electrodomésticos.

En los frentes de las principales tiendas se observaban largas filas para guardar o retirar los bultos.

Mientras en el interior, muchos caminaban por los pasillos buscando los artículos de sus preferencias.

Uno de los mayores tormentos era en las cajas para pagar, dónde las personas tenían que esperar hasta media hora por las largas colas que se formaron.

Darío Silverio, un joven que acompañó a su prometida a la avenida Duarte dijo “esto es un infierno”.

Los carteristas haciendo su Navidad

Aunque la vigilancia de agentes de la Policía Nacional fue incrementada, los carteristas y rateros estaban haciendo su Navidad, entre los descuidados y fatigados compradores.

En medio de los molotes, se observa de vez en cuando el corre-corre cuando algún jovencito arrebataba un celular y se perdía entre la muchedumbre.

“Me abrieron la cartera y me sacaron el porta moneda” confío una joven que miraba a toda parte, como queriendo descubrir al ladrón.

Los más hábiles colocaban sus mochilas y carteras en su parte frontal para evitar que caminado algún “descuidista” le amargara su Navidad.

En las aceras de la arteria comercial, también se observaban decenas de mujeres agregando pelo a sus cabelleras.

“Tengo que estar bonita para Navidad”, dijo una joven a quien una morena le colocaban extensiones de pelo.

Mientras los agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT), hacían esfuerzos sobrehumanos para mantener la circulación de los vehículos entre las multitudes.

Otros espacios de la vía fueron tomados por los comerciantes para amontonar los desechos de sus ventas.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas