Disidentes de la FARC vuelven a tomar las armas en Colombia

Disidentes de la FARC vuelven a tomar las armas en Colombia

RT

El disidente y prófugo de la Justicia Iván Márquez informó este jueves que una parte de los excombatientes desmovilizados por el acuerdo de paz, firmado en 2016 con el Gobierno de Colombia, se han reagrupado para tomar las armas y continuar «la lucha guerrillera».

«La rebelión no es una bandera derrotada ni vencida», dijo Márquez en un video divulgado en redes sociales en el que aparece junto a hombres y mujeres armados con fusiles, entre los que se encontraban Seuxis Paucias Hernández Solarte, conocido como ‘Jesús Santrich’.

«Buscaremos coordinar esfuerzos con la guerrilla del ELN y con aquellos compañeros y compañeras que no han plegado sus banderas», agregó.

Ante este anuncio, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), partido político formado por exmiembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC-EP), manifestó que la mayor parte de los excombatientes apoya el acuerdo de paz firmado con el Gobierno del país en 2016.

«Las grandes mayorías seguimos comprometidas con lo acordado, aún con todas las dificultades o peligros que se avizoran, estamos con la paz», escribió en su cuenta de Twitter.

Por su parte, el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cuyo Gobierno estuvo al frente del proceso de diálogo con el grupo armado, señaló que si bien el Estado debe cumplir los acuerdos de paz vigentes con los exguerrilleros de las FARC, debe reprimir a los grupos disidentes que retomen la lucha armada.

«El 90 % de las FARC sigue en el proceso de paz. Hay que seguirles cumpliendo. A los desertores hay que reprimirlos con toda contundencia. La batalla por la paz no se detiene», dijo el exmandatario colombiano a través de su cuenta de Twitter.

«No hay condiciones para la paz»

El periodista internacional José Manzaneda, en entrevista con RT, expresó que la decisión de Márquez y el grupo de excombatientes «viene a demostrar que no hay condiciones para la paz y para el juego verdaderamente democrático y la inclusión de las disidencias de izquierda en Colombia».

Manzaneda indicó que la alianza de este grupo disidente con otras guerrillas como el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otras organizaciones irregulares «podrían prever unas formas de lucha armada distintas» a las conocidas hasta ahora. «Veremos cómo se presenta el escenario».

«Trabajando desde abajo»

En un extenso comunicado, el ahora líder de las disidencias dijo que retomarán las armas con miras «a la paz cierta, no traicionada». «Estamos trabajando desde abajo y con los de abajo por el cambio político y social», indicó Márquez, quien dejó de comparecer ante los mecanismos establecidos tras la firma del pacto con el Gobierno de Juan Manuel Santos.

El guerrillero, sobre quien pesa una orden de captura, advirtió que la nueva insurgencia no seguirá «operando en las profundidades de la selva» y agregó que el objetivo del grupo armado es «la oligarquía excluyente y corrupta».

El pronunciamiento llega a pocos días que se cumplan dos años del nacimiento del Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido fundado por los exlíderes de la guerrilla desmovilizada.

Mensaje a policías y militares

Uno de los puntos en los que insistió Márquez fue en su mensaje a los policías y militares en Colombia que «no quieren seguir siendo utilizados por políticos dementes como gatillo de los falsos positivos». Aseguró que no serán objetivo de la agrupación guerrillera, pero advirtió que responderán ante cualquier «ofensiva».

Otra de las políticas que, según Márquez, dejarán de practicarse en las filas de la guerrilla reagrupada serán los secuestros: «Desmarque total de las retenciones con fines económicos, priorizaremos el diálogo con empresarios, ganaderos, comerciantes y la gente pudiente del país, para buscar por esa vía su contribución al progreso de las comunidades rurales y urbanas», sostuvo.

En junio pasado, Márquez fue despojado de su investidura como congresista y la Jurisdicción Especial para la Paz abrió un incidente de verificación de incumplimiento. Caso similar ocurrió con Santrich, quien se ausentó del mecanismo de justicia transicional ante el tribunal que lo citaba por un caso de retención ilegal de personas; el 11 de julio se emitió la circular roja de Interpol en su contra.

En una entrevista con Efe, Rodrigo Londoño, actual presidente del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), dijo que tanto ‘Santrich’ como el excombatiente Iván Márquez quedaron a un lado del «carro de la historia de la construcción de la paz de Colombia» por su deslinde del acuerdo de paz.

«Nos obligaron a regresar al monte»

Márquez, quien ahora lidera esa fracción de la disidencia, hizo un recuento histórico de las «traiciones» que, a su juicio, la «oligarquía colombiana» ha hecho a los procesos revolucionarios para concluir que «desde el desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada, no cesa la matazón».

«En dos años, más de 500 líderes y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia del Estado», apuntó el ahora combatiente, quien acusó al Gobierno de incumplir con sus obligaciones para garantizar el derecho a la vida de la población y evitar los asesinatos por razones políticas.

Ver más en RT

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •