Lenin Moreno a un paso de no culminar su gestión en Ecuador

Lenin Moreno a un paso de no culminar su gestión en Ecuador

Sería el cuarto que no termina su mandato (Video)

Por Jorge Chávez Morales

QUITO, Ecuador.- Qué duda cabe, el presidente de Ecuador Lenin Moreno, está a un paso de convertirse en el cuarto presidente de este país, que no culminaría su gestión, al ser obligado a renunciar por una masiva insurrección ciudadana, en protesta por la imposición de una paquete económico impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde el jueves de la semana pasada, y tras anunciarse la eliminación al subsidio de la gasolina (29%) y del diésel (123%), una ola de protesta generalizada, iniciada por los transportistas a la que inmediatamente se sumaron los indígenas de todo el país y las organizaciones sociales, se ha producido un muerto, más de 100 heridos y aproximadamente 600 detenidos.

En una entrevista televisada junto al ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, la ministra María Paula Romo ha puntualizado que la mayor parte de las detenciones tienen que ver con actos de vandalismo que se desataron en medio de las protestas por el alza de los precios de los carburantes.

El jueves, durante el primer día de una huelga de los transportistas se registraron actos vandálicos, saqueos, en los que participaron más de 3.000 personas. Además, durante los disturbios contra la decisión del Ejecutivo, se quemaron 12 patrullas.

Medidas

Del total de medidas económicas anunciadas, las que han destacado por su contenido perjudicial para los trabajadores y de beneficio inequívoco para los grandes grupos de poder, figuran las siguientes:

1.- Contribución especial, por un período de 3 años, por parte de empresas que perciban ingresos por más de USD 10 millones anuales.

2.- Liberalización del diésel y de la gasolina extra.

3.- Reducción de aranceles para maquinaria, materias primas y equipos del sector industrial y agrícola.

4.- Reducción y simplificación del Impuesto a la Renta Único al banano.

5.- Eliminación de aranceles a la importación de celulares, computadores y tabletas.

6.- Simplificación de devolución automática de tributos al comercio exterior, por un porcentaje del valor FOB de exportación.

7.- Eliminación del anticipo al Impuesto a la Renta.

8.- Reducción al 2,5% del ISD para materias primas, insumos y bienes de capital que constan en el Listado del Comité de Política Tributaria.

9.- En el marco del Plan Casa para Todos, se inyectará USD 1000 millones en créditos hipotecarios a una tasa del 4,99%.

10.- Reducción de impuestos a vehículos con valor menor a USD 32.000.

11. Los contratos ocasionales se renovarán con un 20% menos de remuneración.

12.- Reducción a 15 días los días de vacación para trabajadores del sector público.

13.- Los trabajadores de las empresas públicas, aportarán mensualmente, con un día de su salario.

14.- Nueva modalidad de contrato de reemplazo en caso de licencia de maternidad y paternidad, así como para enfermedades catastróficas.

15.- Nueva forma de jubilación patronal en la que los empleadores incrementan su aporte mensual en 2%.

Contra trabajadores

Las medidas establecen que un sector de empleados públicos tendrán que reducir sus vacaciones de 30 a 15 días, además, deberán donar un día de su sueldo al mes y quien sostengan contratos ocasionales deberán hacerlo con el 20% menos de su sueldo si desean volver a ser contratados.

Pero no sólo eso, sino que el Gobierno pretende imponer la decisión de que sean las entidades privadas quienes manejen el dinero de las jubilaciones de los trabajadores, en condiciones similares a las que lo hacen las AFP en Perú y Chile, sumamente criticadas.

Pero muy por el contrario, los grandes grupos empresariales, obtienen ventajas inmejorables con estas medidas económicas, toda vez que se ordena devolverles impuestos rebaja de los mismos, y toda una serie de beneficios que de ninguna manera favorecerá a los trabajadores.

Férrea resistencia

Una analista de la agencia noticiera RT de Rusia, describió de la mejor manera y con una ironía muy especial, lo que está sucediendo en este país luego del paquetero económico que movido hasta los cimientos de la sociedad del medio mundo, al señalar que: “Quien iba a imaginarse que el paquete de medidas económicas iban a ser recibido por masivas protestas en Ecuador, con el magnífico resultado que han dado siempre las intervenciones del FMI en el mundo y en Latinoamérica en particular”.

“El FMI anunció la aprobación de un préstamo de unos 4200 millones de dólares para Ecuador en marzo”.

“Ese crédito es sólo una parte de un crédito mayor que supera los 10 mil millones de dólares e involucra a otros entes financieros”.

“¿Cómo se justificó la necesidad de ese préstamo y de los recortes que siempre lo acompaña?”

Pues como ya es norma en todo mandatario que haya llegado al poder después de la ola “populista” de la década pasada: Culpando al predecesor, ya saben, “la pesada herencia”.

Lenin dijo

Con total tranquilidad a lo que los ciudadanos califican como cinismo, el presidente Lenin dijo en su mensaje a la nación, algo que fue la chispa que encendió la pradera: “No se actuó con responsabilidad y ahora tenemos que destinar casi lo mismo de los presupuestos de educación salud, seguridad, defensa, juntos, para pagar una deuda que, insisto, es heredada”.

“Lo dije: saldremos adelante tomando decisiones y medidas creativas que no afecten a los más pobres”.

“Nunca promoveremos paquetazos (tal) como los responsables de esa situación pretenden vaticinar maliciosamente”.

Pero todos se preguntan si Lenin no formó parte del Gobierno de Rafael Correa durante seis años, ¿cómo es que ahora pretende decir que no formó parte y no tiene alguna responsabilidad en la crisis que él mismo denuncia?

FMI culpable

Pero como siempre pasa lo mismo con el FMI una cosa es el préstamo y otra las condiciones.

El organismo envió una carta inmediatamente luego que el presidente Lenin Moreno anunciara el paquetazo, cargada de eufemismos y tratando de suavizar o explicar, a su manera, lo que todo la población del ecuador ya lo sabe: es un trago amargo que provocará miles de desempleos y producirá una inflación pocas veces vista en este país.

A la rebaja del 20% en los sueldos y salarios para los nuevos contratos ocasionales, exigidos para desembolsar la segunda parte del préstamo, lo llamó: “Armonización de salarios en el sector público”.

“Reforma laboral para adaptarse a las condiciones del mercado” para señalar lo que sería la eliminación o privatización de organismos y empresas públicas y continuar con la ola de despido de funcionarios que, en el período de gobierno de Lenin Moreno, supera los 280 mil puestos de trabajo perdidos.

“Actualización de tarifas por servicio al ciudadano de entidades públicas”, es decir, aumento de las tarifas de servicios públicos.

“Optimización de los subsidios a los combustibles”, es decir eliminación de los subsidios y aumento del precio de los combustibles como es el caso de la gasolina 29% y del diesel 123%, todo, claro está, para que los ciudadanos tengan “más trabajos, más emprendimientos y mejores oportunidades”.

Ahora tendrán que pagar el doble por servicios básicos, ver reducidas sus vacaciones a la mitad o entregar mensualmente el salario de un día.

Ante las masivas protestas, el gobierno dijo que había un golpe de estado, una insurrección orquestada, dirigida y financiada por el ex presidente Rafael Correa y decidió de inmediato, decretar el “Estado de Excepción”, por 60 días.

Estado de Excepción

Desde el jueves en que los transportistas se declararon en paro general, ocurrieron saqueos en la ciudad de Guayaquil primero y luego en distintas ciudades como Santo Domingo de Los Colorados el domingo pasado, la ministra del Interior, Ana Paula Romo, dijo en cadena nacional que “todo estaba en paz y tranquilidad”.

Tan en calma estaba el país que inmediatamente el Gobierno anunció la suspensión de clases y decretó el Estado de Excepción por 60 días.

Este decreto le permite al Presidente durante 60 días, desviar fondos públicos cerrar aeropuertos, fronteras, e imponer censura previa a la información presentada en los medios.

Desde 2005 no se decretaba este Estado de Excepción en Ecuador, cuando el expresidente Lucio Gutiérrez que terminó derrocado por una insurrección popular lo impuso para evitar su salida del gobierno.

Silencio en organismos

Mientras la crisis se agrava cada hora en Ecuador, organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), no ha dicho absolutamente nada al respecto, pasando de puntillas, actitud que es totalmente difieren con los problemas de otros países como en Venezuela por ejemplo.

Ni una sola condena a las imágenes de policías agrediendo a manifestantes, pasándoles con sus motocicletas sobre el cuerpo de personas que yacían detenidas en el suelo ni el asesinato de un joven protestante ni los cientos de heridos y más de 500 detenidos, ha sido tomado en cuenta por la OEA ni los organismos internacionales que dicen velar por los derechos humanos, toda vez que no existe ni un sólo comentario censurando los hechos públicamente.

Cada vez que el FMI intervino en Ecuador, el resultado fue una gran turbulencia económica y social que terminó con consecuencias desastrosas para la gente más desprotegida del país.

Las protestas crecen en todo el país. Más de 100 mil indígenas están por tomar las ciudades de Quito y Guayaquil, precisamente esta última es donde se ha refugiado el presidente Lenin Moreno, con la esperanza de no ser defenestrado por la ira del pueblo ecuatoriano que ha jurado no cesar en sus protestas hasta que Moreno deje la presidencia y se convoque a elecciones adelantadas.

Foto: tomada de metroecuador.com.es

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •