OCD insta a identificar comunicadores extorsionan a funcionarios

Por: Tony Valerio

SANTO DOMINGO, RD.- El Observatorio Comunicación y Democracia (OCD), defendió la honra y prestigio ganado en buena lid por la mayoría de periodistas que ejercen en los medios de comunicación, ante la denuncia de la Iglesia Católica en el Sermón de las 7 palabras en el sentido de que extorsionan a funcionarios y empresarios dominicanos, “en busca de dinero”.

El OCD dijo que ciertamente esa práctica es vieja, tan antigua como el periodismo, pero echar a todo el mundo en el mismo saco no contribuye a combatir el mal de la corrupción en el periodismo y la comunicación.

Insistió que emitir un juicio de valor de semejante profundidad crítica, corre el riesgo de afectar la credibilidad de todo el periodismo, de hombres y mujeres que han forjado durante décadas una trayectoria transparente y objetiva. En tal sentido, consideró que la Iglesia Católica hará un aporte aún más significativo a la sociedad si identifica casos concretos de personeros que manchan la profesión.

“Como Observatorio Comunicación y Democracia nos sentimos en el deber de salir en defensa de todos los periodistas que realizan un ejercicio digno, ético y honrado, por lo que entendemos que la iglesia debe ser específica con estas declaraciones para no empañar la moral de toda una profesión que ha contribuido a fortalecer la democracia en República Dominicana”, reaccionó Rafael Núñez, periodista y presidente del Observatorio Comunicación y Democracia.

El veterano periodista dijo que la afirmación hecha por el padre Arsenio Ferreira Rosario, previo a dar lectura al Sermón de las 7 palabras en la Catedral de Santo Domingo, es una seria acusación que lacera la honra de profesionales de la comunicación, siempre y cuando no aporten los nombres para el conocimiento de toda la población.

“Lo denunciado en el Sermón de las 7 palabras es el reflejo de lo que ocurre en la sociedad, que afecta todo el tejido social y que alcanza a ciertos periodistas, sacerdotes, abogados, políticos, policías, militares y todos los segmentos de la población, de manera que en el uso del lenguaje hay que ser preciso para no generalizar, porque los corruptos son menos”, enfatizó Núñez.

Refirió, además, que se debe distinguir quién es periodista de profesión y ejercicio de aquellas personas que se enganchan a la comunicación con el fin de hacer dinero de cualquier manera.

Subrayó que, por situaciones similares, el OCD nació con la misión de velar por el bienestar y la tecnificación de los profesionales del periodismo y la comunicación, así como por la exposición de mejores contenidos informativos a través de los medios tradicionales y las redes sociales.

Manifestó que justamente hoy en que se celebra el Día del Periodista en la República Dominicana, sería contraproducente no salir en defensa de esos profesionales que lo arriesgan todo en defensa del bienestar colectivo de la sociedad y tienen un comportamiento ético, teniendo que asegurarse varios ingresos para sobrevivir.

“El periodismo y la comunicación son disciplinas nobles, altamente arriesgados para quienes ejercen con pulcritud y tienen como objetivo supremo el bienestar común, la verdad, la justicia, la igualdad y el fortalecimiento de la democracia en todas las sociedades”, resaltó.

Ponderó que si algunos comunicadores y periodistas se dedican a las malas prácticas aludidas por el clérigo, estos no representan la inmensa mayoría que abrazan esta digna profesión con decoro, compromiso y los principios de un periodismo ético.

Destacó que según estudios, han identificado que la población otorga una alta credibilidad a periodistas y a la prensa nacional, por encima incluso de instituciones gubernamentales, empresas, organizaciones basadas en la fe, entre otros.

Concluyó felicitando e instando a la clase periodística a continuar realizando un ejercicio ético y apegado a los principios morales, acción que ha garantizado un ambiente democrático, de convivencia social en las últimas décadas y contribuyendo a denunciar precisamente el flagelo de la corrupción en las instituciones públicas y privadas.

Compartir:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Relacionadas