Por Ramón Colombo/FOGARATE

Lo que le espera a un gran corrupto: 1) Que le digan públicamente eso: corrupto; 2) Que gran parte de sus conocidos le dejen de hablar: 3) Que en los lugares públicos todos finjan que no lo conocen; 4) Que un fiscal lo acuse de haber robado dinero del erario público; 5) Que un juez de Instrucción lo ponga en la cárcel mientras se presentan las pruebas, y 6) Que a este país le cambien el nombre, para que se llame “República Colorín Colorado”…Que es lo que todo corrupto canta alegremente cuando al año y medio un juez lo manda para su casa, dizque preso y con un “grillete”. (Porque es que aquí nunca un gran corrupto ha cumplido totalmente ninguna sentencia).