RT

El presidente de Bolivia, Luis Arce, se pronunció la tarde de este miércoles, en medio del intento de golpe de Estado en su contra.

«Deploramos actitudes de malos militares que lamentablemente repiten la historia reciente del país, tratando de hacer un golpe de Estado cuando el pueblo boliviano siempre ha sido un pueblo democrático», expresó el mandatario.

En su discurso dejó claro: «Haremos respetar la democracia ganada con el voto en las urnas del pueblo boliviano».

De acuerdo con el mandatario, esta intentona golpista «lo único que hace es dañar la imagen de la democracia a nivel internacional» y «generar de incertidumbre innecesaria» en el país.

Mientras el presidente daba esta discurso se escucharon lo que parecían disparos; y en varias ocasiones una funcionaria se acercó al mandatario para decirle cosas al oído.

Agradecimientos

Aunque reprochó la actitud del grupo de uniformados que intentó el golpe, también reconoció el temple de quienes respetan las leyes del país.

«Contamos con militares que saben que nuestra Constitución política del Estado y el respeto a la normativa vigente es lo más importante», enfatizó.
Resaltó, además, el trabajo de la Policía Boliviana, «que se ha mantenido apegado a la norma y a la ley, como debería ser siempre».

Asimismo, saludó a la población que ante los acontecimientos se movilizó para rodear la Plaza Murillo, que había sido tomada por los militares, y expresar su apoyo al presidente.

Mientras brindaba su discurso, se oían cánticos de respaldo, como: «Lucho, mi amigo, el pueblo está contigo», «el pueblo unido, jamás será vencido» y «democracia sí, dictadura no».

También, agradeció las muestras de apoyo de los países de la región y organismos internacionales ante este intento de romper el orden democrático en Bolivia.

«Saludamos a los organismos internacionales que han reprochado este acto, a los países amigos que se han pronunciado en favor de la democracia boliviana», manifestó.

Nuevo Alto Mando Militar

Arce ofreció este discurso después de juramentar al nuevo Alto Mando Militar.

«Estamos seguros que con todo esto que está ocurriendo en nuestro país y con este nombramiento vamos a aplacar los apetitos inconstitucionales de algunos malos militares», dijo al respecto.

Deseó «éxito» a los nuevos comandantes de las Fuerzas Armadas y los llamó a hacer respetar la Constitución y «el mando militar».

«Por supuesto, seguiremos nosotros trabajando conjuntamente como lo hemos estado haciendo para que nuestras Fuerzas Armadas se dignifiquen y cada día se consigan unas Fuerzas Armadas al servicio del pueblo boliviano», subrayó.

El presidente reiteró su llamado a los bolivianos a estar movilizados, pero también en «calma», para derrotar «juntos» cualquier intentona golpista.

Los hechos

Arce denunció la tarde de este miércoles «movilizaciones irregulares de algunas unidades del Ejército Boliviano». En imágenes difundidas por redes sociales se pudieron ver tanquetas del Ejército y militares rodeando la Plaza Murillo en La Paz, al lado de sedes del poder ejecutivo y legislativo.

Incluso, se conoció que un grupo de estos militares ingresó por la fuerza al palacio presidencial, luego que una tanqueta derribara la puerta de la sede del Ejecutivo.

De igual forma, el expresidente Evo Morales aseguró que se estaría gestando «un golpe de Estado». Detalló que en este atentado a la democracia estaría «a la cabeza» el general Juan José Zúñiga, quien en la víspera fue relevado de su cargo como excomandante del Ejército.

Después, se conoció que un grupo de estos militares ingresó por la fuerza al palacio presidencial, luego que una tanqueta derribara la puerta de la sede del Ejecutivo.

Tras el discurso de Arce y la juramentación del nuevo Alto Mando Militar, las tropas que habían llegado hasta la Plaza Murillo se retiraron, una vez que los nuevos comandantes ordenaran su repliegue.

Después de la retirada de los militares, la población se mantuvo en la zona expresando su respaldo a Arce. En algunos videos se oye la frase: «Lucho no está solo, carajo».

CONTENIDO RELACIONADO:

Intento de golpe de Estado en Bolivia