Por Ramón Colombo/FOGARATE

Entre nuestras cosas únicas en el mundo figura ser el único país con un fiscal anticorrupción, Wilson Camacho, ingenuo (pecado imperdonable) o que se hace el pendejo (peor aún), al declarar: “Este país es el único que beneficia a los acusados”, a propósito de que le variaron la prisión preventiva por prisión domiciliaria al general Adán Cáceres, jefe de seguridad del presidente Danilo Medina (y, por tanto, su hombre de mayor confianza), quien acumulara más de cuatro mil millones de pesos mediante actos de corrupción…(Ojo: Camacho se ha hecho el loco al no citar al protegido de Cáceres, para saber si acaso ignoraba lo que hacía su protector).