Por Ramón Colombo/FOGARATE

En materia política, de lo sublime a lo ridículo tenemos una escala: 1) Político excepcional (por cierto, el más escaso): el que habla poco, y cuando habla lo hace razonablemente y recibe apoyo; 2) Político genial: aquel que hace lo necesario oportunamente para salir ganancioso frente a todo reto o circunstancia; 3) Político exitoso: que mantiene su vigencia y liderazgo dentro o fuera del poder; 4) Político coyuntural: quien se cree “líder histórico”, sin aceptar que en realidad no es más que flor de un día, y 5) Política “loca vieja”: la triste condición final de Margarita si sigue como va.