Por Genris García

SANTO DOMINGO, RD.- El párroco de la Iglesia Paz y Bien, del ensanche Ozama, Frankely Rodríguez definió a Robert Vargas como un periodista “insobornable” que ejerció el periodismo como “un sacerdocio” y fue “un profeta en Santo Domingo Este”.

Dijo que para lo que no lo conocieron “Robert Vargas era un hombre muy creíble aquí en Santo Domingo Este”.

Dijo que en cada situación que se presentaba en el municipio Robert Vargas lo escribía, denunciaba y buscaba soluciones.

Señaló que en sus 11 años en la Parroquia Paz y Bien, del ensanche Ozama puede asegurar que fue un ejemplo en la parte periodística

Aseguró que ningún político, empresario, ni ningún líder del municipio pudo desmentir una información de él. Oigan bien esto, “ningún líder a nivel general pudo tratar de desmentir a Robert Vargas”.

Definió al fenecido periodista como “un hombre con criterio”.

Recordó que nunca compartió con un alcalde de Santo Domingo Este en los cuatro años de su gestión “porque él mantenía su criterio”.

Destacó que Vargas no era un hombre de iglesia, aunque compartía con él se definía como ateo, comunista, pero estaba con algunas cosas de la iglesia.

“Hay personas que no vienen a la Iglesia, pero le tienen mucho temor a Dios. Hay muchos que no son de iglesias, pero siempre hacen el bien. Hay gente que no son de iglesia, pero son humanistas al estilo Jesús que por encima de cualquier religión esta la parte humana y ese era Robert”, subrayo el sacerdote ante decenas de familiares, amigos y feligreses en el templo católico.

Dijo que al ver la biografía de Robert Vargas, este nació el 15 de agosto, Día de la Asunción de la Virgen María y muere el 30 de septiembre, Día de San Gerónimo, el primero que tradujo la biblia al latín.

Consideró que Robert Vargas ha dejado un vacío en Santo Domingo Este. Reveló que cuando Joaquín Hilario, propietario de la funeraria Gresefu le comunicó la noticia lo primero que se preguntó ¿Quién se va a encargar del periódico? Porque el periódico es un canal, un medio, Ciudadoriental es la voz de los que no tenían voz.

Destacó que cualquier problemita que había, usted llamaba a Robert Vargas y ahí estaba.

Reveló que a la iglesia llegan todos los chisme, buenos y malos y se codea con toda la gente “y nunca yo escuché que nadie sobornó a Robert Vargas. Nunca yo escuché que a Robert Vargas le pagaron para publicar una noticia, y nunca yo escuché a nadie hablar mal de Robert Vargas”.

Insistió, aunque sin mencionarlo, que un ex alcalde de Santo Domingo Este lo estaba por comprar y él (Rober) no quiso.

Insistió que unas de las cosas buenas que se queda de Robert era su seriedad.

Expresó el director de Ciudadoriental.com asumió el periodismo como un sacerdocio y recordó que hay comunicadores que sobornas “y para yo decir eso, tú tiene que darme dinero. No, él asumió el periodismo como un sacerdocio”.

Al mismo tiempo dijo que los sacerdotes siempre están dispuestos, no importa la hora del día o la noche. “El sacerdote siempre está entregado”.

Insistió en que Robert Vargas se entregó a Santo Domingo Este donde vivió y amaba este municipio.

El Fray Frankely aseguró que Vargas “hoy nos ha dejado un vacío”.

El párroco de la Iglesia Paz y Bien mostró su preocupación por el futuro del periódico Ciudadoriental.com “es un reto para la familia, para los hijos. Es un reto también para los jóvenes que están estudiando comunicación. Es un desafío para ellos”.

De igual manera el religioso dijo que Robert fue un ejemplo, un testimonio “cuando usaba su medio, tampoco ofendía a nadie, porque hay muchos comunicadores que ofenden. No saben denunciar las cosas. Una cosa es usted denunciar el mal, pero también tiene que respetar las personas. Robert respetaba las personas”.

El religioso se pronunció en esos términos en una misa de acción de gracias a instancia de sus hermanos Orlando y Bilmania, así como su hijo Atahualpa.

A la misma se dieron cita familiares, regidores, funcionarios municipales, periodistas, amigos del periodista que falleció el pasado 30 de septiembre, luego de estar aquejados de diversos problemas de salud.

Al concluir la misa hicieron uno de la palabra, su hermano Orlando, así como José Beato, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) y el regidor Abel Elías Matos, quienes destacaron las cualidades humanas, profesionales y familiares de Robert Vargas.

CONTENIDO RELACIONADO: