Recordar lo que dejó

Por: Redacción

Por Guarionex Concepción

El candidato del nuevo partido, nacido de las entrañas del PLD, llamado la Fuerza del Pueblo, estaría cómodamente arrellanado, ocupando el primer lugar en las preferencias electorales, si no hubiera sido ya presidente durante 12 años, anteriormente.

Por esa circunstancia debiera ser un candidato fuerte y casi invencible, pero sus aspiraciones chocan con su pobre desempeño y realizaciones en esos doce años, que fueron tres períodos de 4 años. En esos tiempos no hubo pandemia, no hubo una guerra ruso-ucraniana, ni la grave crisis climática que enfrenta el mundo.

En esos 12 años en que gobernó el actual aspirante a presidente por el partido Fuerza del Pueblo, hubo centenares de miles de millones de pesos que estuvieron disponibles para planes educativos que no se desarrollaron y planes de salubridad que no se concibieron, siquiera.

Muy lamentable sí, que ahora le recuerden a cada rato que dejó el país con el peor nivel de tasa educativa de América Latina y en uno de los mas bajos a nivel mundial.

No obstante, en aspectos materiales, como es en el componente vial, hay que reconocer sus logros en carreteras, puentes, elevados y el inicio del Metro de Santo Domingo, amén de otras conquistas alcanzadas en tres períodos.

También hay que reconocer en el candidato del partido nombrado Fuerza del Pueblo, su letrada enjundia, envidiable si se quiere, que le hizo parecer todo un linajudo personaje – pese a su humilde procedencia – en los escenarios mundiales recorridos, entre ellos los de los Emiratos Árabes y los cónclaves de las egregias organizaciones que rigen el ordenamiento internacional.

Pero aquí adentro, y eso hay que recordarlo, el transporte siguió siendo un mayúsculo desastre, los accidentes los mayores del mundo, la salud similar a la de Haití, la seguridad estuvo tan mala como la heredamos, la electrificación anduvo pésima, la Policía tan mala como llegó a estos años, el servicio de agua potable casi inexistente, deprimente, planificación en viviendas y así podríamos seguir, sin lograr acabar.

Entonces, si hay que estarle recordando estas cosas ¿para qué quiere volver a ser presidente? ¿podrá en 4 años adicionales mejorar un país que, recién ahora sabe lo que es una justicia independiente. Justicia que, justo es decirlo, ha heredado tantos entuertos de los sistemas de corrupción que funcionaron, que se debate en seleccionar un orden de prioridades para conocer lo que se hizo con el manejo de las finanzas públicas. Porque hay que decir que jamás hubiéramos sabido la gran capacidad de robarse los dineros del pueblo que tenían los funcionarios del Estado, si no es porque fueron sacados del gobierno que llegaron con el candidato que ahora le quiere enseñar al actual gobierno como se hacen las cosas.

Por lo menos ahora el gobierno tiene oposición que se esfuerza en educarlo. Eso malo pasó en los gobiernos de Leonel y Danilo. No tuvieron oposición que les dijera cómo hacer las cosas. Hicieron y deshicieron a su gusto. Los resultados son estos que hemos heredado y que la brillante oposición sale cada rato a indicar, con suma propiedad, para que lo hagamos como en los perdidos 20 años de atraso para la gran mayoría, y muy lucrativos para quienes terminaron en Najayo, donde esperan a los muchos que todavía faltan por ingresar, si no es que están prófugos con sus sacos de millones.

Eso hay que recordárselo cada vez que quieran venir en un rol de enmendadores de planas, que salieron vergonzosamente del poder y quieren volver, sin pensar que ya existe un verdadero cambio, que está en la mente de quienes depositaran su voto en el 2024.

Relacionadas