Por Ramón Colombo/FOGARATE

Esos mismos seres racionales del resto del mundo que pudieran sentirse tentados a vivir bajo estos cocoteros, deben saber también que el “na e´ na” que les cité, como síntesis extrema de nuestra idiosincrasia, se complementa con esto otro: “To e´ to”…Apréndanselo bien: “to e´ to”, y no se devanen los sesos tratando de comprender la diferencia de este otro símbolo identitario de nuestra dominicanidad, pues sepa que “to e´ to” y “na e´ na” son dos caras de la misma urdimbre: La aceptación plena de todo fracaso, de toda esperanza fallida y resignación ante toda desgracia…(Nunca lo entenderán).